Últimas noticias

Las Google Glass, gran avance en la integración de tecnología y movilidad. Son seguras? 17.02.2015

Con las Google Glass se ve lo que tienes delante, como si no llevaras gafas, pero si miras ligeramente hacia arriba y a la derecha, se  visualiza una especie de pantalla algo traslúcida. La pantalla es en realidad una proyección de un prisma, generada por un miniproyector que ofrece una imagen virtual con una resolución de 640×360. El efecto es como si viéramos una pantalla de 25 pulgadas a 2 metros de distancia, es decir, no se ve grande, pero se ve con perfecta nitidez.

Las Google Glass constan de altavoces y micrófono, reproducen el sonido de lo que vemos y pueden operar con órdenes de voz. El cerebro está en la patilla, un ordenador con sistema Android, con una memoria RAM de 682MB. La patilla también funciona como un panel táctil desde el que operar, de momento solo para diestros.

El miniproyector lleva una lente incorporada que permite ver las imágenes virtuales a cierta distancia. La posición del prisma es regulable. Una pequeña cámara frontal permite realizar fotografías y vídeos que pueden ser enviados o retransmitidos en directo. Se activa por voz, por el sensor táctil o presionando un pequeño botón sobre la patilla. Es la aplicación más popular y polémica, puede, por ejemplo, para retransmitir en directo una cirugía, pero también para grabar sin consentimiento en cualquier lugar.

Respecto a su colocación, hay que puntualizar que no son unas gafas, no hay cristales, son unas patillas que se ajustan a la nariz para que nada interfiera en la visión. El prisma queda por encima del ojo, a la altura de la ceja. Para ver lo que proyecta, hay que mirar un poco hacia arriba. Si usas gafas, el dispositivo se puede adaptar, aunque falta ajustar algunos efectos. Su peso es de solo 36 gramos.

No hay duda de que las Google Glass son todo un avance en lo que se refiere a la integración de tecnología y movilidad, la innovación es enorme, pero su impacto en la visión también se ha de valorar. La propia Google ha confirmado que puede generar dolores de cabeza y que pueden tener un impacto en la visión no deseado. También señalan que las Google Glass no necesariamente pueden ser utilizadas por todo el mundo.

En cuanto a los dolores de cabeza, una de las posibles causas es el hecho de que es necesario dirigir la mirada ligeramente hacia arriba para visualizar la pantalla, resultando un ángulo poco natural para la vista. Otra teoría podría ser la cantidad de energía de radiofrecuencia no ionizante que emite esta clase de dispositivos, si bien Google ha asegurado que su producto no representa riesgos para la salud que y es un artilugio seguro confirmado por profesionales de la oftalmología que trabajan en el proyecto.

Fuente: OcularWeb

Síguenos en:

Más noticias

08.01.2016
Nuevo curso de OCT-SD
Nuevo curso de OCT - Spectral Domain, la tecnología más avanzada.

07.01.2016
Un implante intracameral de travoprost, para el tratamiento del glaucoma.
Un implante intracameral de travoprost, para el tratamiento del glaucoma.

30.12.2015
Concluye la fase de análisis genético del estudio Bioimage sobre la DMAE.
Concluye la fase de análisis genético del estudio Bioimage sobre la DMAE.