Membranas epirretinianas

Las membranas epirretinianas (MER) también denominadas maculopatía en celofán o macular pucker, son proliferaciones celulares que se generan en la superficie interna de la retina, razón por la que se consideran vitreorretinopatías proliferativas limitadas a la región macular. La forma más frecuente de presentación es la idiopática y su incidencia varía entre el 3% y el 5% de la población. Está aceptado que es una patología asociada a la edad y se ha comprobado que más del 90 % de los pacientes con MER tienen más de 50 años, con una prevalencia máxima a partir de los 75 años de edad. Las MER suelen afectar ambos ojos y los síntomas pueden variar desde pérdida de visión, visión borrosa y metamorfopsias, hasta un amplio grupo de pacientes que se mantienen asintomáticos.

Las MER pueden presentarse asociadas a diversas patologías como uveítis, patologías vasculares de la retina, retinopatía diabética proliferativa, tumores intraoculares, retinopatía del prematuro, desprendimientos de retina, desgarros retinianos o traumatismos con o sin perforación ocular, también es la causa más frecuente de los fracasos postoperatorios en la cirugía del DR, sin embargo es muy poco frecuente la aparición de una MER idiopática en pacientes menores de 50 años.

La llegada de nuevas técnicas diagnósticas como la OCT han demostrado el importante papel etiopatogénico de las fuerzas traccionales vitreorretinianas en la patología del polo posterior. Estas fuerzas tienen su origen en el vítreo, y pueden determinar la formación de estas membranas epirretinianas, también se han relacionado con patologías de la membrana limitante interna.

          

La imagen típica de una membrana epirretiniana en la OCT es la de una lámina delgada y brillante, altamente reflectiva, adherida a la superficie interna de la retina. Un aspecto interesante que se puede observar en la OCT es el grado de adherencia de la MER a la retina, que puede ser total o parcial, en este último caso generalmente provoca pliegues en la superficie retiniana.           

La OCT como sucede con otras patologías vitreorretinianas, proporciona un mecanismo muy eficaz para realizar el seguimiento de las MER. Los resultados obtenidos con esta prueba nos pueden orientar con respecto a la pauta terapéutica a seguir, ya sea la intervención quirúrgica o simplemente limitarnos a controles periódicos para comprobar su progresión. Cuando se opta por la intervención quirúrgica, la OCT es de gran importancia para determinar si la eliminación de la membrana se ha realizado correctamente y si la retina se ha recuperado de sus efectos traccionales.

Síguenos en:

Más imágenes